Nos fuimos de excursión

Raquel relata:

El viernes 13 de noviembre de 2009, fuimos PCPI Básico y FP de excursión al planetario a ver una exposición sobre el oído. Las dos primeras horas tuvimos clase normal y cuando acabó el recreo vino el autobús, nos montamos y marchamos hacia el planetario. Cuando llegamos, nos sacaron un par de fotos nos explicaron un poco y comenzamos a entrar. Una vez dentro fuimos cabina por cabina mirando las cosas, había para buscar parejas, un casco con tubos, una maqueta (que no me gustó nada porque pensaba que iba a hablar o a hacer algo y no hacia absolutamente nada), unos teléfonos, una ruleta, y por último un lío de tubos donde hablabas y se oía como llegaba el sonido a través de ellos, esto fue lo que mas me gustó. Luego salimos y estuvimos un rato fuera hasta que vino el autobús, luego cada uno fue hacia su casa.

Adan escribe:

Allí nos mostraron como es el oído por dentro y nos pusieron distintos audífonos, y más cosas relacionadas con el oído. Lo que más me gusto de la exposición fue un cubo de basura con un parche de goma en un extremo que al pegarle, salía mucho aire, y eso es similar a las hondas sonoras que llegan a nuestro oído.

No hicimos gran cosa, pero me lo pase bien con los compañeros, estuvimos un rato muy a gusto en el parque que había al lado, allí hablamos y reímos un buen rato.

El mejor momento fue el de la llegada, aunque de vuelta en el  autobús, escuchando música y viendo videos, también lo pase muy bien.

Gissely cuenta:

En la exposición había videos, en los que se explicaba como funciona el oído, también había juegos, en ellos teníamos que escuchar y saber de que era el sonido. También vimos un documento de una señora a la que le fallaba su oído y le pusieron un aparato para que pudiera escuchar bien, la señora estaba muy contenta por volver a oír mejor.

Además de eso nos fuimos a una tienda en la que había cosas de planetas. También estaban los de enfermería y nos lo pasamos muy bien.

Delia narra:

Cada uno de nosotros íbamos a donde queríamos, había diferentes maquetas, unas mejores y otras peores.

Lo que más me gusto fue lo de los teléfonos, te informaban bastante bien de las cosas, y lo que menos me gustó fue lo de los tubos enrollados, porque al hablar un poco alto te hacía daño el oído.

Volví en el autobús de clase con todos o casi todos, excepto los que se quedaron en Pamplona porque vivían allí, a la 1 salio del planetario.

Estuvo bastante bien la exposición.